4 de febr. 2012

Wislawa Szymborska

Il·lustració d'Hermenegildo Saba

Recordant la mort recent de la poetessa Wislawa Szymborska, nascuda a Polonia. Un fragment dels diversos poemes que poden trobar-se a l'enllaç de sota a més d'una breu biografia.

Fin y principio

Después de cada guerra
alguien tiene que limpiar.
No se van a ordenar solas las cosas,
digo yo.

Alguien debe echar los escombros
a la cuneta
para que puedan pasar
los carros llenos de cadáveres.

Alguien debe meterse
entre el barro, las cenizas,
los muelles de los sofás,
las astillas de cristal
y los trapos sangrientos.

Alguien tiene que arrastrar una viga
para apuntalar un muro,
alguien poner un vidrio en la ventana
y la puerta en sus goznes.

Eso de fotogénico tiene poco
y requiere años.
Todas las cámaras se han ido ya
a otra guerra.

A reconstruir puentes
y estaciones de nuevo.
Las mangas quedarán hechas jirones
de tanto arremangarse.

Alguien con la escoba en las manos
recordará todavía cómo fue.
Alguien escuchará
asintiendo con la cabeza en su sitio.
Pero a su alrededor
empezará a haber algunos
a quienes les aburra.


De "Fin y principio" 1993
Versión de Abel A. Murcia


Las tres palabras más extrañas

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.


Versión de Abel A. Murcia

Tot i així, potser algunes de les poesies que més m'han seduit són les contingudes en el llibre de Paisaje con grano de arena, per exemple aquesta que parla d'una pedra, ha on es barreja l'humor amb la impossibilitat de penetrar en les coses que ens envolten, en el món.


CONVERSACIÓN CON UNA PIEDRA
Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
Quiero penetrar en tu interior,
echar un vistazo,
respirarte.
—Vete —dice la piedra—.
Estoy herméticamente cerrada.
Incluso hecha añicos,
sería añicos cerrados.
Incluso hecha polvo,
sería polvo cerrado.


Llamo a la puerta de una piedra.
—Soy yo, déjame entrar.
Vengo por mera curiosidad.
Sólo la vida permite satisfacerla.
Quisiera pasearme por tu palacio,
y luego visitar una hoja y una gota de agua.
No me queda mucho tiempo.
Mi mortalidad debería ablandarte.
Traducció de Jerzy Slawomirski i Ana María Moix
http://amediavoz.com/szymborska.htm#